Las radiaciones no ionizantes (infrarrojas, microondas y ondas de radio) pueden causar problemas sobre las comunicaciones o sobre la salud.  Se generan intencionadamente como señales o como productos de campos eléctricos generados en aparatos diversos.

Se conocen tres tipos de efectos de las radiaciones no ionizantes.

El primero es el efecto térmico: cuando la energía electromagnética causa un aumento prudencial en la temperatura de la persona, siendo los órganos más afectados el humor vítreo del ojo, el cristalino, el hígado, el páncreas, los ganglios linfáticos, el estómago, la vejiga y la vesícula biliar.

Posteriormente están los efectos no térmicos, donde la acción acumulativa de este tipo de radiación no ionizante se da principalmente en personas que han trabajado cinco años o más con equipos de radiolocalización, alterando la actividad cerebral (atención, concentración y memorización).

Por último, los efectos atérmicos, son inducciones de corriente eléctrica que sobre estimulan las células nerviosas y musculares produciendo sobrecargas de electro-estrés, alterando los funciones físicas, emocionales y neuronales de las personas expuestas.

Pueden causar daño a persona o animales o interferir en las comunicaciones.

Fuentes de radiación no ionizante:

  • Emisiones de radio y televisión
  • Repetidores de telefonía móvil
  • Teléfonos móviles
  • Líneas de alta tensión
  • Transformadores y motores eléctricos
  • Arcos de detección de metales de aeropuertos y bancos y comercios
  • Radares
  • Microondas

Efectos de las radiaciones no ionizantes:

Sobre las comunicaciones:

Las fuentes de emisión pueden suponer un problema si interfieren en las señales electromágnéticas de comunicaciones: Televisión, radio, etc.

Sobre la salud humana:

La exposición prolongada a campos magnéticos como las líneas de alta tensión o los repetidores de telefonía móvil pudiera incidir en enfermedades muy diversas. Hoy se sabe con certeza que los campos electromagnéticos interfieren en el funcionamiento de nuestro organismo y de todos los seres vivos. Numerosos estudios científicos lo demuestran que estar expuesto a la contaminación electromagnética supone un riesgo alto para la salud.

Pueden presentar trastornos que pueden considerarse leves como:

  • Problemas en la visión: cataratas y pérdida de vista.
  • Problemas de desarrollo en los niños
  • Hipertensión
  • Fatiga
  • Trastornos neurológicos: confusión mental, irritabilidad, dolor de cabeza e insomnio
  • Dolor en las articulaciones
  • Problemas reproductivos: alteración del ciclo menstrual, abortos, infertilidad
  • Dermatitis y alteraciones cutáneas como lipoatrofia semicircular

Pero existen patologías asociadas que están siendo investigadas, se han dado casos de:

  • Aumento de cánceres especialmente cáncer de mama, leucemia 
  • Problemas hormonales
  • Enfermedades autoinmunes y alergias
  • Fatiga. Anemia. Enfermedades del sistema nervioso.
  • Esclerosis
  • Pérdida de memoria
  • Cáncer cerebral
  • Trastornos cardiopulmonares: taquicardia y tensión arterial.
  • Reducción de glóbulos rojos en la sangre

Sobre otros seres vivos:

Los efectos en animales serían semejantes a los que se sospecha en humanos

Podrían ser más importantes en organismos que se orientan mediante el campo magnético terrestres

Se sospecha de pérdidas de producción de leche en vacas próximas a repetidores

Mira más:

Efectos de los campos electromagnéticos sobre seres vivos

Deja un comentario