Vivimos y trabajamos en espacios influidos tanto por las radiaciones como por la contaminación electromagnética. La radiación electromagnética emana de aparatos como radios, ordenadores, teléfonos móviles y hornos que usamos a diario.

Estamos expuestos a constantes radiaciones artificiales y peligrosas para nuestra salud, sin que exista actualmente ninguna clase de control o legislación sobre su emisión, poniendo en grave peligro tanto al medio ambiente como a nosotros.

En pocos años se ha producido un incremento de estas radiaciones. Actualmente las nuevas tecnologías nos las venden como grandes avances para el desarrollo de nuestras vidas, pero ha hecho que tengamos en nuestro alrededor un campo electromagnético gigante formado por las líneas eléctricas, torres de alta tensión, los transformadores, las antenas de telefonía móvil, el wifi, teléfonos móviles, ordenadores… elementos tan presentes en nuestro día a día y en prácticamente todo el planeta.

Convirtiéndose en una verdadera pandemia que se extiende inexorable y rápidamente por todo el planeta. Una enfermedad silenciada de grandes proporciones y consecuencias.

A todos nos afecta, pero colectivos como los niños y adolescentes, las personas de edad avanzada y los que padecen alguna enfermedad son más sensibles. Cada día disfrutamos de más avances tecnológicos, pero debemos ser también conscientes de los riesgos que implican, el conocimiento de sus ventajas e inconvenientes es el primer paso para aprovecharlos de una forma sensata.

 

La radiación electromagnética es una combinación de campos eléctricos y magnéticos oscilantes, que se propagan a través del espacio transportando energía de un lugar a otro. A diferencia de otros tipos de onda, como el sonido, que necesitan un medio material para propagarse, la radiación electromagnética se puede propagar en el vacío.

La onda electromagnética, u onda herciana es la forma de propagarse a través del espacio los campos electromagnéticos producidos por las cargas eléctricas en movimiento y que, según su intervalo de frecuencia, recibe denominaciones especiales; por ejemplo, ondas radioeléctricas, microondas, ondas luminosas, rayos X, rayos gamma, etc.  

           Se divide en dos grupos:  Radiación NO ionizante y Radiación ionizante

Los tipos de ondas y lo que pueden provocar:

Deja un comentario